Al igual que nuestra propia felicidad, la de un perro radica en cosas muy simples. Tu perro daría su vida por ti, él es fiel y tu mejor